Ácido Glutámico

¿Qué es el ácido glutámico?

El ácido glutámico , abreviado como E o Glu, es un aminoácido muy importante para la síntesis de proteínas. Las sales y aniones carboxilato asociados con el ácido glutámico se denominan glutamatos. El ácido glutámico contribuye a la salud de los sistemas inmunes y digestivos, así como a la producción de energía. Los tejidos musculares son un sitio importante para almacenar y producir este aminoácido. Cada día, aproximadamente 80 g de ácido glutámico se liberan de los músculos a la circulación para ser utilizados en todo el cuerpo.

El ácido glutámico se encuentra en el mismo grupo familiar de aminoácidos que la glutamina y pueden alterar su estructura para transformarse entre sí. La glutamina es requerida por los músculos más que cualquier otro aminoácido. Los culturistas y otros atletas que dependen de la masa muscular, la resistencia y la fuerza a menudo tienen una mayor demanda de glutamina. La glutamina es utilizada rápidamente por los músculos durante el ejercicio. En consecuencia, tener un suministro adecuado de glutamina / ácido glutámico es importante para mantener un cuerpo sano y activo.

Una de las principales funciones del ácido glutámico es como un neurotransmisor excitador dentro del sistema nervioso central. Es el neurotransmisor más común que se encuentra en la médula espinal y el cerebro. Como un neurotransmisor, este aminoácido influye en varias áreas del cerebro, incluyendo el tálamo, el tallo cerebral, la médula espinal, los ganglios basales y la protuberancia.

Antes de que el ácido glutámico pueda actuar como un neurotransmisor, debe estar unido a receptores específicos ubicados en el sistema nervioso central. Uno de estos receptores es el receptor NMDA (N-metil-D-aspartato), y aquí regula el número de iones de calcio, sodio y magnesio que pueden entrar y salir de las células.

Además de ser un neurotransmisor en sí mismo, el ácido glutámico también es importante en la síntesis del ácido gamma-aminobutírico (GABA). Un neurotransmisor inhibitorio, GABA tiene el efecto opuesto al ácido glutámico y ayuda a disminuir la actividad dentro del sistema nervioso central. Debido a la influencia de los ácidos glutámicos en otros neurotransmisores, este aminoácido tiene un papel integral en varias afecciones neuropsicológicas.

Tratamiento de condiciones neuropsicológicas

El ácido glutámico es muy importante en el tratamiento de afecciones como la bipolar, la esquizofrenia, la depresión, la ansiedad y otros trastornos relacionados con el estado de ánimo. Los estudios han demostrado que las personas que padecen estas afecciones neuropsicológicas suelen tener una relación desequilibrada o concentración de neurotransmisores. Los bajos niveles de GABA se asocian frecuentemente con depresión severa, neuroticismo, ansiedad y estado de ánimo maníaco 1 2 . También puede haber un vínculo entre el ácido glutámico y la agresión, con estudios que muestran que los ratones que participan en un comportamiento agresivo tienen bajos niveles de GABA y ácido glutámico 3 .

Función cerebral saludable

El ácido glutámico es esencialmente un combustible para el cerebro. Además de proporcionar una fuente de energía directa para que el cerebro funcione a un alto nivel, este aminoácido simula el estado de alerta mental y la función mejorada de la memoria. Debido al importante papel que este aminoácido tiene en la función cognitiva, algunos médicos recomiendan la administración de suplementos para tratar afecciones como el trastorno por déficit de atención (TDA). La creencia es que el ácido glutámico ayudará a los niños con problemas de conducta y les facilitará la concentración y facilitará un mejor ambiente de aprendizaje.

Desintoxicación y apoyo del sistema inmune

El ácido glutámico es esencial para desintoxicar el amoníaco. Este aminoácido se une a átomos de nitrógeno y, a su vez, crea glutamina. Esta conversión del ácido glutámico en glutamina es la única forma de eliminar este producto tóxico de desecho metabólico, por lo que es esencial para un cuerpo sano. El ácido glutámico también se requiere para la síntesis de glutatión, uno de los antioxidantes más efectivos y abundantes en el cuerpo. El glutatión es extremadamente importante en la neutralización de los radicales libres, ayuda a proteger las células y estimula el sistema inmunológico .

Función del corazón

La investigación ha demostrado que el ácido glutámico puede desempeñar un papel en la protección del corazón en pacientes con enfermedad cardíaca. El ácido glutámico en forma de glutamato monosódico (MSG) puede aumentar la tolerancia al ejercicio y mejorar la función cardíaca cuando se inyecta por vía intravenosa en pacientes con angina de pecho estable 4 . Este aminoácido también puede ayudar a reducir el dolor en el pecho comúnmente asociado con la enfermedad coronaria.

Salud de la próstata

El ácido glutámico juega un papel muy importante para facilitar el funcionamiento normal de la próstata. En consecuencia, el fluido de próstata tiene una alta concentración de ácido glutámico. A medida que los hombres envejecen, la glándula prostática comienza a agrandarse, una condición conocida como hiperplasia prostática benigna. La administración de suplementos de ácido glutámico a menudo se recomienda para ayudar a los pacientes a reducir los síntomas de esta afección.

Fuentes de ácido glutámico

El ácido glutámico puede provenir de alimentos ricos en proteínas, como pescado, carne, huevos, aves de corral y productos lácteos . Las verduras ricas en proteínas también son una buena fuente de este aminoácido. Ciertas leguminosas, como las lentejas y los frijoles , tienen concentraciones particularmente altas de ácido glutámico. Además de ocurrir de forma natural en los alimentos, este aminoácido se utiliza con frecuencia como un aditivo para mejorar el sabor de ciertos productos. A menudo se agrega en forma de glutamato monosódico (MSG).

El ácido glutámico también se puede tomar como un suplemento dietético. Muchos suplementos contienen glutamina, que está estrechamente asociada al ácido glutámico. La dosis diaria recomendada de estos suplementos puede variar entre 500 y 2.000 mg. Es importante que las personas consulten a su médico antes de tomar suplementos de ácido glutámico, especialmente si padecen enfermedades hepáticas o renales, así como cualquier enfermedad neurológica. Aunque es un aminoácido seguro, puede haber algunos efectos secundarios de la administración de suplementos, como dolores de cabeza y fatiga.

En la mayoría de los casos, la suplementación no es necesaria. La mayoría de las personas puede obtener suficiente ácido glutámico de su dieta. Las deficiencias pueden ocurrir en individuos desnutridos o aquellos que tienen problemas con su sistema inmune. En el caso de una deficiencia, los síntomas incluyen letargo, fatiga, insomnio y la incapacidad para concentrarse. Estos síntomas son característicos de la acumulación excesiva de amoniaco. Los culturistas y otros atletas pueden encontrar suplementos útiles para apoyar mejor el cuerpo durante los regímenes de ejercicio y las competiciones deportivas.

Conclusión

Además de la síntesis de proteínas, el ácido glutámico tiene varias funciones clave dentro del cuerpo. Actúa como un neurotransmisor importante y participa en la síntesis de otros neurotransmisores, como GABA. Por lo tanto, este aminoácido es fundamental para el desarrollo y la función saludable del cerebro.

Ayuda a estimular el aprendizaje, el estado de alerta, la memoria a largo plazo y otras funciones cognitivas. El ácido glutámico también es importante para la producción de energía, proteger el sistema inmune, eliminar el amoníaco tóxico del cuerpo y apoyar el crecimiento y la función muscular .

El ácido glutámico a menudo se usa en tratamientos para una variedad de trastornos neurológicos. La investigación también ha demostrado que este aminoácido es importante para la protección del músculo cardíaco y para promover una buena salud de la próstata en los hombres. Muchos atletas también se benefician del ácido glutámico debido a su capacidad para proporcionar la energía necesaria para la función muscular, aumentando así la resistencia y el crecimiento muscular .

La mayoría de las personas recibe suficiente ácido glutámico a través de la biosíntesis y la dieta. En algunos casos, la administración de suplementos puede ser beneficiosa, aunque se recomienda consultar primero a un médico.